martes, 28 de julio de 2015

Bolivia y MERCOSUR: Una decisión política e ideológica, no económica



La decisión de ingresar al MERCOSUR fue una decisión política ideológica, que no estuvo sustentada por ningún estudio que evalúe los beneficios y los riesgos del ingreso de Bolivia al MERCOSUR, ni se hicieron las consultas necesarias con los socios con economías más pequeñas de este proceso de integración.

Respecto al comercio bilateral, el MERCOSUR es el principal socio comercial de Bolivia, ya que exporta su producto estrella que es el gas natural, que representa alrededor de un 90% de las exportaciones bolivianas al MERCOSUR, el 10% restante se compone principalmente de otras materias primas o productos no procesados, como torta de soya, bananos, boratos de sodio, frijos, minerales, entre otros. Bolivia exporta alrededor de unos 400 productos, mientras que importa alrededor de unos 3.900 productos del MERCOSUR.

El país importa diesel, barras de hierro, gasolina, harina de trigo, betún, tractores, arroz, fungicidas, polietileno, entre los más importantes.

Por lo tanto, la balanza comercial es negativa desde hace más de una década, si no se considera la exportación de gas natural. Esta situación no es casualidad, es el resultado de lo política proteccionista que aplican Argentina y Brasil.

Las inversiones de MERCOSUR en Bolivia no son representativas, ya que en los últimos 10 años no sobrepasaron de los 100 millones de dólares anuales, con excepción del año 2012 que alcanzaron alrededor de 300 millones de dólares. Estas inversiones se concentraron principalmente en el sector de los hidrocarburos. Los inversionistas extranjeros más importantes en Bolivia son los países europeos, Estados Unidos y Perú.

La deuda externa contraída con los países del MERCOSUR es insignificante, a mayo de 2015 no pasaba del 1,2%.

Desde el punto de vista económico, los países del MERCOSUR no son importantes en la economía boliviana, con excepción de la exportación de gas natural. Sin embargo, para exportar materias primas, gas natural, no se requiere pertenecer a un proceso de integración, como MERCOSUR.

Esta incorporación de Bolivia al MERCOSUR, no mejora las condiciones de exportación, inversión extranjera directa, ni fuentes de financiamiento. Con el acuerdo comercial que se tenía firmado, el Acuerdo de Complementación Económica N° 36 (ACE 36), el país ya había establecido un área de libre comercio con el MERCOSUR.

Las economías de Bolivia y MERCOSUR no son complementarias, por el contrario son competitivas, ya que esos países tienen grandes reservas de hidrocarburos, especialmente Argentina y Brasil.

Los socios más pequeños del MERCOSUR, Paraguay y Uruguay expresan constantemente su decepción del proceso de integración, ya que afirman que beneficia a las economías grandes de Argentina y Brasil. Por eso no es casualidad que Uruguay haya planteado que le permitan negociar individualmente un tratado de libre comercio con los Estados Unidos y se haya inscrito como país observador de la Alianza del Pacífico, al que pertenece Chile, Colombia, México y Perú, un proceso de integración que desea mejorar sus condiciones de inserción en las economías del Asia y del Pacífico.

La decisión boliviana de adherirse al MERCOSUR, como socio pleno, estuvo sustentada fundamentalmente en las afinidades políticas e ideológicas, no en consideraciones económicas de mejorar las condiciones de vida de los bolivianos, como lo hemos podido comprobar en los párrafos anteriores.

Pensar que un proceso de integración se base fundamentalmente en la ideología política del Socialismo del Siglo, es retroceder a la época del la Guerra Fría, en la que el mundo bipolar extremo, basado en la contradicción entre la Unión Soviética y los Estados Unidos de América.

¿Cómo es posible que un país pueda pertenecer a dos procesos de integración totalmente diferentes? La respuesta parece muy simple, pero es la dura realidad, tanto la Comunidad Andina (CAN), como el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) se encuentran en una profunda crisis, lo que ha posibilitado que Bolivia forme parte de ambos procesos. Lo que da fortaleza a las instituciones, es el cumplimiento de sus normas, una condición básica que no se cumple en la CAN, ni en el MERCOSUR.

En el ámbito interno, la decisión de adherirse al MERCOSUR ya fue tomada por el Gobierno del Presidente Evo Morales, durante la XVIII Cumbre Presidencial de MERCOSUR, realizada en Brasilia, en la que se firmó el Protocolo. Sin embargo, ese paso no es suficiente, la Constitución Política del Estado determina convocar a un referéndum en caso de ratificar tratados internacionales que incorporan procesos de “integración económica estructural y cesión de competencias institucionales a organismos internacionales o supranacionales, en el marco de procesos de integración”.

Por lo tanto, la población deberé decidir si considera que el MERCOSUR  será beneficioso para mejorar el nivel de vida de los bolivianos o no, si está dispuesta a poner en peligro un importante sector productivo del país: La agroindustria oleaginosa de Santa Cruz.


---0---

martes, 9 de junio de 2015

La situación del pan en Bolivia



Nuevamente desaparece el pan y la población se pone nerviosa ante este desabastecimiento, ya que tiene un impacto en los demás alimentos, más psicológico, que real. Sin embargo, muy pocos y pocas ciudadanos conocen la verdadera realidad del abastecimiento de pan a los hogares bolivianos. Lo más importante es tener conocimiento sobre el suministro de harina de trigo, el principal ingrediente para la elaboración del pan.

En este número del ABC de la Economía abordaremos este delicado tema, con connotaciones económicas, políticas y sociales, de la siguiente forma:

  1. Producción, superficie y rendimiento por hectárea de trigo en Bolivia
  2. Importación de trigo y harina de trigo
  3. El contrabando de harina de trigo
  4. Conclusión: El pan nuestro de cada día, no es nuestro 

La materia prima básica para elaborar pan es el trigo y luego la harina de trigo, que lamentablemente no producimos lo suficiente como para auto abastecernos, por lo que tenemos que importar, lo que nos convierte en un país dependiente de los mercados internacionales capitalistas de cereales, especialmente del trigo.

Para leer el documento completo vaya al siguiente enlace:

jueves, 21 de mayo de 2015

Bolivia se va quedando aislada



21/05/2015
Ante la jugada maestra de Brasil y Perú con apoyo financiero chino para la construcción de un ferrocarril de 4.400 kilómetros de extensión que una el océano Atlántico con el Pacífico, analistas y exportadores bolivianos coincidieron con que el país debe actuar de manera agresiva y ofrecer un proyecto similar que demuestre al empresario brasileño que es más barato exportar, vía Chile, por suelo boliviano.

Julio Alvarado, ex presidente de la delegación boliviana para la negociación del Tratado de Libre Comercio (TLC), sostuvo que no hay tiempo para el lamento, sino que urge que el Gobierno haga una contra propuesta y muestre el interés político de construir un ferrocarril que le permita llegar a Brasil al Pacífico de manera más económica.

Antonio Mendoza, experto en comercio internacional, remarcó que aparte del ferrocarril se debe seguir trabajando en la infraestructura caminera para tener una alternativa al ferrocarril. 

Exportadores, alertas
Para Gary Rodríguez, gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), la noticia es preocupante porque la posibilidad de que Bolivia sean el nexo ferroviario entre el Atlántico y el Pacífico queda postergada, lo que indica que no es considerado un país serio.
Desde la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb) explicaron que las exportaciones continuarán, lo que sí bajará será la presencia de exportadores brasileños en las vías del país.

jueves, 19 de marzo de 2015

Negros nubarrones para la bonanza económica en Bolivia


La economía boliviana depende de los mercados internacionales capitalistas, quien afirme lo contrario está faltando a la verdad o no conoce la realidad económica boliviana. Esta realidad la podemos comprobar con los cambios que se están dando en nuestro comercio exterior.

La caída de los precios de las materias primas en los mercados internacionales capitalistas están afectando a nuestras exportaciones. Las principales exportaciones bolivianas son las de gas, de enero a octubre de 2014, Bolivia exportó 5.609 millones de dólares, apenas un 0,68% de incremento con el mismo periodo del 2013.

En lo que respecta a los minerales, de los 10 minerales más importantes solo 2 han crecido en sus exportaciones, el zinc y el wolfram. Las exportaciones de zinc crecieron en un 27%, de 632 millones de dólares a 803 millones de dólares. Los otros 8 minerales restantes (estaño, antimonio, plomo, oro, plata, cobre, boratos y piedras preciosas)  han disminuido el valor de sus exportaciones. La caída más notoria es del estaño, que disminuyó en 52%.

Esta disminución de las exportaciones de estaño tiene 2 causas: i) La mala administración de la principal mina de estaño de Bolivia, Huanuni, empresa estatal que tiene 6 veces más trabajadores de los que necesita y; ii) la caída del precio de estaño.

Otro sector importante que está afectado es el agropecuario, cuya exportación disminuyó de 612 a 535 millones de dólares, especialmente las oleaginosas, que descendieron sustancialmente. Las semillas de girasol descendieron en un 68%, de soja en un 62% y de fréjol en 44%.

En la exportación de manufacturas hay buenas y malas noticias, las buenas son que las exportaciones de alimentos, textiles, prendas de vestir, cueros y manufacturas de cuero crecieron este año 2014, mientras que las exportaciones de azúcar descendieron en 83%, de 61 a 10 millones de dólares, la joyería de oro igual cayó en 54%. Lo que creció sustancialmente fue el oro metálico de 270 a 1.186 millones de dólares, un incremento de 340%.

Otro dato que sigue llamando la atención es el incremento de las importaciones de alimentos, que aumentó en 14% de enero a octubre de 2014, respecto al mismo periodo del año 2103. Los alimentos extranjeros importados subió de 537 a 610 millones de dólares.

Esta situación se debe a las malas políticas públicas de desarrollo de la producción de alimentos, que fomenta la importación y el contrabando de alimentos en vez de fomentar la producción de alimentos. Las constantes prohibiciones de exportación de alimentos frenan las iniciativas de los productores, mientras que cuando hay escasez de algún alimento la solución fácil del gobierno es la importación de ese alimento, en vez de apoyar a los productores nacionales.




miércoles, 28 de mayo de 2014

Cumbre del G - 77 en Bolivia no abrirá mercados al país.

http://www.lostiempos.com/diario/actualidad/economia/20140524/bolivia-promovera-unos-6-productos-alimenticios-en-cumbre_256011_560475.html

A pesar de la demagogia del Gobierno del Presidente Evo Morales, anunciando la apertura de mercados para productos bolivianos durante la Cumbre del G - 77 por su 50 Aniversario de creación, la verdad es que el único mecanismo de acceso a los mercados dentro del G - 77 es el Sistema Generalizado de Preferencias Comerciales entre países en desarrollo (SGPC), que en su última ronda de negociaciones iniciada en Sao Pablo el año 2004 y finalizada en Ginebra el año 2010 tuvo la participación de 22 países, de los cuales solo 11 ratificaron sus compromisos: MERCOSUR (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), Corea del Sur, Cuba, Egipto, India, Indonesia, Malasia y Marruecos. 

La mayor parte de estos países tienen políticas comerciales proteccionistas, como Argentina y Brasil, que solo le compraron a Bolivia 128 millones de dólares el año 2013, sin contar las exportaciones de gas, que es una materia prima.

Bolivia no participó de la Ronda de Negociación de Sao Pablo. ¿Entonces de qué apertura de mercados habla el Gobierno?

Ahora veamos las declaraciones del Viceministro de Exportaciones, que vende ilusiones sin ningún sustento. (texto de la publicación del periódico de Cochabamba Los Tiempos)

Bolivia promoverá unos 6 productos alimenticios en Cumbre G77+China

Por Redacción Central | - Los Tiempos - 24/05/2014

El Gobierno utilizará la Cumbre del G77+ China como una vitrina para promover al menos seis productos alimenticios bolivianos como la quinua, cañahua, amaranto, tarwi, chuño y chía.
En el marco del foro G77 +China y la Alianza del Pacífico, organizado por la Cámara de Exportadores de Cochabamba  (Cadexco), el viceministro de Comercio Interno y Exportaciones, Luis Baundoin, dijo ayer que Bolivia tiene la aspiración de llegar “lo más posible con nuestros productos” a los 133 países que conforman la organización, cuyos representantes visitarán Santa Cruz los días 14 y 15 de junio próximo.
“Bolivia tiene una capacidad sumamente interesante para producir alimento de muy alto poder nutritivo. La quinua es uno de ellos o el tarwi, que tiene tres veces más proteína que la quinua”, señaló.
Además, dijo que se hará conocer las limitaciones de los exportadores bolivianos para acceder a mercados internacionales. “El inmenso costo que nos representa introducir nuestros productos debido al enclaustramiento marítimo. Los costos adicionales en transportes, seguros, los perjuicios que tenemos por día de demora”, resaltó.
Baundoin indicó que 95 por ciento de la exportaciones de Bolivia con el G77+China van a la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi).
“Con los países del sur de Asia, países del África tenemos poco comercio, en realidad nuestra aspiración es llegar al G77 con productos”, dijo.
“EL G77+CHINA NO ABRIRÁ MERCADOS”
El analista económico, Julio Alvarado, dijo ayer que la Cumbre G77+China no es el mecanismo para abrir nuevos mercados, debido a que de los 133 países que la conforman sólo 11 firmaron un acuerdo comercial por lo tanto no habría posibilidad para que Bolivia logre nuevos espacios de exportación.
Afirmó que los más de 50 millones de dólares invertidos en proyectos con miras a la cumbre no tendrán ningún beneficio para el país, por lo que ese presupuesto debería estar destinado para promocionar el comercio, las inversiones y el turismo. “Esa idea de que vamos a ir a vender nuestros productos es falsa”, remarcó Alvarado, quien participó en el foro de Cadexco.
Dijo también que Bolivia debería enfocarse en ser partícipe de la Alianza del Pacífico, conformada por Perú, Chile, Colombia y México, con el propósito de profundizar la integración entre estas economías y definir acciones conjuntas para la vinculación comercial con Asia-Pacífico. Aseguró que al formar parte de ese grupo, Bolivia tendrá más beneficios a nivel comercial que con la organización del G77.
En caso de que Bolivia aún no quiera ser parte de la Alianza, podría ser observador, como otros países lo hicieron, debido a que sus objetivos van más allá de la relación comercial individual, señaló.



domingo, 24 de noviembre de 2013

Más inversión en alimentos y energía

Los economistas Julio Alvarado y Roberto de la Serna sugirieron algunos puntos que debieran haber sido tomados en cuenta en el Presupuesto General del Estado (PGE). Ambos participaron en el programa Hagamos Democracia del domingo 10 de Noviembre. 

http://www.erbol.com.bo/podcast/hagamos_democracia/mas_inversion_en_alimentos_y_energia


domingo, 29 de septiembre de 2013

Analista critica amenaza del Presidente a dos telefónicas


http://www.lostiempos.com/diario/actualidad/economia/20130929/analista-critica-amenaza-del-presidente-a-dos-telefonicas-telefonicas_229905_497426.html

El economista Julio Alvarado manifestó que en caso de consolidarse la nacionalización de las empresas de telefonía celular TIGO y VIVA, como advirtió el presidente Evo Morales, por no ayudar en la lucha contra el crimen, sería Entel quien tendría el monopolio en el país, según reflejó el periódico digital Oxígeno.
Alvarado, entrevistado por el programa No Mentirás de PAT, aseguró que entre las dos empresas cuentan con el 56 por ciento del mercado, mientras que Entel posee por sí sola, el 44.
“Tenemos tres empresas que  están disputando el mercado. Entel con el 44 por ciento, TIGO con el 32 por ciento y VIVA con el 24 por ciento (…). Estas dos empresas privadas tienen 56 por ciento del mercado y si se las nacionaliza seríamos un monopolio exclusivo de Entel con el 100 por ciento de la telefonía móvil y no le hace bien a ningún país ni empresa estatal”, dijo el experto, quien agregó que los únicos perjudicados serían los usuarios porque no tendrán la posibilidad de elegir entre varias opciones.
Julio Alvarado además se declaró sorprendido por las declaraciones del presidente Evo Morales, quien el viernes en Santa Cruz les lanzó la advertencia, tras sostener que “es obligación de estas empresas ayudar en la inmediata investigación sobre secuestros, robos o cualquier delito que se está cometiendo. Si siguen así, no me va a temblar la mano en nacionalizar estas empresas”, dijo en esa oportunidad.
“Estas declaraciones me sorprenden porque Entel estaría controlando nuestras llamadas, estaría pasando información de nuestras llamadas y la información de la comunicación privada de las personas sólo se puede obtener con una orden judicial”, dijo al respecto el economista.
Informó además que al ser la telefónica Entel quien tiene mayor cantidad de usuarios es la que menos paga impuestos, en relación a las otros dos que tienen menos porcentaje.
“Entel pagó 480 millones de bolivianos, TIGO 490 millones y VIVA 340 millones de bolivianos. No se puede entender que la que tiene mayor cantidad de clientes, cerca de 4 millones, pague menos que otra empresa”, dijo el analista económico.
Frente a esta situación, los representantes de las empresas amenazadas ratificaron su intención de cumplir la normativa nacional en esta temática.
“Estamos conscientes de que el problema de la inseguridad ciudadana nos atañe a todos y demanda un esfuerzo compartido”, dijo el vicepresidente ejecutivo de VIVA, Juan Pablo Calvo, mientras que el gerente de asuntos corporativos de TIGO, Horacio Romanelli, dijo que esa empresa siempre coordina con el Ministerio Público, previo requerimiento legal y de forma ágil